Blogia
Historia de la escritura

Los egipcios (5)

Los egipcios (5)

Para dar respuesta a las necesidades de la vida cotidiana, el sistema jeroglífico dio paso a otras dos formas de escritura, derivadas de ella, pero que permitían una mayor rapidez. El dibujo de los jeroglíficos en el papiro exigía mucha paciencia y meticulosidad. Esto hacia que la escritura jeroglífica resultara inadecuada para las necesidades de la vida cotidiana. Los egipcios inventaron por ello una escritura "cursiva" poco más o menos al mismo tiempo que la jeroglífica. A esta escritura se la denomina también "hierática" o "sacerdotal" ya que en sus orígenes era utilizada por sacerdotes, y presenta los mismos caracteres que la escritura jeroglífica (ideogramas, fonogramas y determinativos), pero unidos entre sí, lo que conllevó una desfiguración progresiva de los dibujos originales.

Hacia el 650 a.C y sin que la escritura jeroglífica y la "hierática cursiva" quedaran olvidadas, apareció una nueva cursiva más clara, rápida y sintética y que se leía , como la escritura hierática, de derecha a izquierda; es la llamada escritura "demótica" o popular, la cual acabó siendo la escritura corriente en Egipto.

En la famosa piedra Rosetta, gracias a la cual Champollion pudo desvelar el secreto de los jeroglíficos, figura el mismo texto en jeroglíficos, demótico y griego; para el profano, el reconocimiento de los jeroglíficos originales en los caracteres demóticos resulta imposible. Afortunadamente tenemos hoy restos de esa escritura primitiva: en el copto no sólo ha sobrevivido la lengua que hablaron los antiguos egipcios, sino que en su escritura encontramos también restos del antiguo demótico, restos fragmentarios pero suficientes para su reconstrucción.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres